Censo grullas invernantes en La Serena, Diciembre 2021 y Enero 2022

Tras los censos de diciembre del 2021 y enero de 2022, observando los datos y comparándolos con años anteriores, se puede decir que la población de grullas que pasa los inviernos en España y sobre todo en Extremadura, "goza de muy buena salud". En el censo de diciembre (del 17 al 19 de diciembre) a nivel de España se contabilizaron 258.358 grullas y de ellas, 136.322 en Extremadura (según Grus Extremadura), lo que supone un nuevo récord tanto a nivel nacional como a nivel de nuestra comunidad. En cambio, en el mes de enero (del 28 al 30) se contabilizaron a nivel nacional casi un 10% menos, 232.637 (según Grus Extremadura), correspondiendo 132.275 a Extremadura (un 0,76% menos que en diciembre).


En la comarca de La Serena y zonas periféricas, donde ANSER se encarga de realizar el censo, los datos suelen ir a la inversa de los datos globales tanto a nivel nacional como a nivel de Extremadura, es decir, en diciembre se contabilizan menos grullas y en enero aumentan considerablemente, pero este año en particular, los datos del censo del mes de diciembre fueron muy bajos (2.128 grullas), preocupantes, más teniendo en cuenta que no hubo ningún tipo de incidencia o anomalía, como pudieran ser las de tipo meteorológicas o que hubiera zonas que no hubieran sido cubiertas en el censo.


A la hora de dar algún tipo de explicación de por qué los datos del censo de diciembre fueron muy bajos, podríamos achacarlo a la pertinaz sequía que estamos sufriendo por nuestra zona y a un par de hipótesis en relación a ésta:

 

Por un lado, la sequía ha hecho que disminuyan considerablemente las zonas de dormideros para las grullas: pantanos muy bajos, pocas zonas encharcadas, arroyos secos, antiguas lagunas ahora desparecidas, etc.., lo que podría implicar que las grullas tuvieran que hacer desplazamientos más largos entre los dormideros y los comederos y que en lugar de esto eligieran otras zonas donde no tuvieran que hacer esos grandes desplazamientos, porque lo que estaba pasando no era que las grullas estuvieran disminuyendo, más bien todo lo contrario, como así lo  corroboran los censos tanto a nivel de Extremadura como a nivel nacional, donde los datos fueron prácticamente  de récord,  por tanto lo que estaba pasando es que las grullas se habían desplazado a otras zonas. Pero para sostener esta hipótesis, en el censo del mes de enero también debería haberse producido una disminución considerable de acorde al número de grullas que suelen contabilizarse en dicho mes y sin embargo no fue esto lo que ocurrió, ya que se obtuvieron unos datos más ajustados a la realidad  (5.791 grullas), en  la media de los censos de enero en los últimos años, incluso el mayor número de los últimos cuatro años en nuestra zona, con lo que parece que el hecho de que hayan desaparecido algunos de los dormideros no parece afectar en gran medida a la población de grullas que visitan nuestra comarca en el mes de enero.

 

Por otro lado, otra hipótesis con mayor peso que podría explicar el bajo recuento del mes de diciembre y en función de lo que ha podido pasar en otros períodos de sequía, es que en la primera parte de la invernada las grullas recurren a las zonas de regadío (arroz, maíz, etc..), donde van “a lo fácil”, o sea, donde hay más comida y la pueden encontrar más fácilmente y más tarde, en la segunda parte de la invernada, desde enero, ya con las zonas de regadío sobreexplotadas por un gran concentración de grullas  y acercándose su marcha hacia sus tierras de origen, deciden acudir a las zonas de dehesa en busca de la tan codiciada bellota, la cual les aporta un mayor valor energético que falta les hace para su largo viaje de vuelta.

 

Realmente esto último es lo que viene ocurriendo todos los años en nuestra zona y lo que explica que siempre en los censos de diciembre se registre un número de grullas considerablemente menor que en enero, PERO parece ser que, en épocas de sequía, esta diferencia es más acusada, más desproporcionada, quizás también unida a otros posibles factores, pero es lo que se ha observado también en otros años de sequía.

 

Texto: Manolo Pozo Centeno

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© ASOCIACION NATURALISTA DE AMIGOS DE LA SERENA. © Derechos de Autor. Todas las fotografías de este sitio, están protegidas por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la LEY DE PROPIEDAD INTELECTUAL. Queda totalmente prohibida su reproducción total o parcial sin el expreso consentimiento del autor. Si estás interesado en adquirir alguna copia, o los derechos de reproducción de alguna de las fotografías aquí publicadas, contacta con el autor.